Los temores de quiebra estallan en Cineworld


Cineworld sufrió ayer un nuevo desplome del precio de sus acciones ante el temor de que se esté preparando para declararse en quiebra y sólo unos días después de advertir que estaba planeando un acuerdo de reestructuración para hacer frente a sus 4.800 millones de dólares de deuda.

Las acciones de la segunda cadena de cines más importante cayeron un 80%, hasta situarse por debajo de los 2 peniques en la bolsa de Londres, en un momento dado, después de que The Wall Street Journal informara de que se esperaba que presentara una solicitud de declaración de quiebra en Estados Unidos y que estaba estudiando un procedimiento de insolvencia en Gran Bretaña.

Una débil recuperación posterior hizo que las acciones de Cineworld cerraran con un descenso de 5¾ peniques, o un 58,3%, a unos 4 peniques, valorando la empresa en sólo 55 millones de libras.

Cineworld advirtió el miércoles que la escasez de estrenos de películas de gran presupuesto estaba disuadiendo a los espectadores y que era probable que el problema persistiera al menos hasta noviembre. Los estrenos, como Avatar 2, están previstos para diciembre.

La empresa dijo que, además de tomar medidas para gestionar los costes y aumentar la liquidez, estaba evaluando opciones para reestructurar potencialmente su balance mediante «una transacción de desapalancamiento integral». La compañía dijo que cualquier transacción de este tipo «probablemente resultaría en una dilución muy significativa de los intereses de capital existentes en Cineworld», lo que hizo que sus acciones bajaran un 60 por ciento ese día.

Un portavoz de Cineworld no quiso hacer comentarios ayer.

Los analistas de Peel Hunt habían advertido después de la actualización del miércoles que «no está claro si Cineworld será capaz de obtener nueva deuda o emitir nuevo capital». Entre los asesores que trabajan en la reestructuración se encuentran Alix Partners, el especialista en reestructuraciones, Kirkland & Ellis, PJT Partners y Slaughter and May.

Los mayores accionistas de Cineworld son Global City Holdings, la empresa familiar de inversiones de Mooky Greidinger, director general de Cineworld, con un 20,1%, Jangho Group, la empresa china de materiales de construcción, con un 13,8%, y Polaris Capital Management con un 7,8%, según datos de Refinitiv. Se entiende que los principales acreedores bancarios de la empresa son HSBC y Barclays, y se dice que está negociando con sus prestamistas para financiar los costes del proceso de quiebra. Las fuentes dijeron que el capítulo 11 de bancarrota era una opción.

Cineworld se convirtió en el segundo mayor operador de cines del mundo a través de una expansión impulsada por la deuda, especialmente la adquisición de Regal Cinemas en Estados Unidos por 3.600 millones de dólares en 2017. Opera casi 9.200 pantallas en 751 emplazamientos en diez países, incluidos 102 en Gran Bretaña, donde gestiona la cadena Picturehouse.

La pandemia golpeó con fuerza al sector, pero los problemas de Cineworld se agravaron por un costoso pleito con Cineplex, la cadena de cines canadiense, que se echó atrás en su compra por 2.100 millones de dólares en 2020. La acción cotizaba a 219 peniques a finales de 2019, antes de que se produjera la pandemia.

Cineworld dijo el miércoles que se esperaba que sus operaciones comerciales «no se vieran afectadas» por sus planes.

La compañía ha atraído a los vendedores en corto durante años y tiene la segunda acción más vendida en la Bolsa de Londres, según Castellain Capital. Seis inversores tienen una posición corta combinada del 7,5% y han obtenido beneficios estimados en papel de 18,1 millones de libras desde el martes.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *