Consecuencias catastróficas para el mundo» si los bombardeos dañan la central nuclear ucraniana


Rusia desplegó hoy aviones de guerra equipados con misiles hipersónicos cerca de los Estados de la OTAN, mientras el presidente de Ucrania advertía de «consecuencias catastróficas globales para todo el mundo» si no se aseguraba una central nuclear controlada por las fuerzas rusas.

En Moscú, el Ministerio de Defensa dijo que tres cazas MiG con misiles Kinzhal con capacidad nuclear fueron entregados a la base aérea de Chkalovsk en el exclave ruso de Kaliningrado -el puesto más occidental de Rusia, fronterizo con Polonia y Lituania- como parte de las «medidas adicionales de disuasión estratégica».

Los aviones se pondrán en alerta las 24 horas del día y trabajarán en tándem con el 6º Ejército del Aire de las fuerzas aéreas rusas, así como con las baterías antiaéreas y la aviación de la Flota del Báltico, dijo el ministerio.

En febrero se rumoreó el envío de misiles Kinzhal lanzados desde el aire, con un alcance estimado de 1.200 millas, junto con cazas MiG a Kaliningrado, pero éste fue el primer reconocimiento público de un despliegue.

En el pasado, Rusia ha desplegado misiles balísticos Iskander de corto alcance en el territorio báltico, donde también tiene varias bases aéreas y decenas de miles de soldados. El Presidente Putin ha presumido de que la nueva generación de armas hipersónicas de Rusia puede evitar cualquier sistema de defensa occidental.

Tras las conversaciones mantenidas hoy con Antonio Guterres, secretario general de las Naciones Unidas, y el presidente Erdogan de Turquía, el presidente ucraniano Zelensky dijo que habían tratado «el tema del chantaje nuclear de Rusia en el Zaporizhzhya», la central nuclear ocupada por las fuerzas rusas. «Este terror deliberado por parte del agresor puede tener consecuencias catastróficas globales para todo el mundo», dijo.

«Por lo tanto, la ONU debe garantizar la seguridad de este objeto estratégico, su desmilitarización y su completa liberación de las tropas rusas», añadió Zelensky.

Rusia había advertido anteriormente que un accidente en la central nuclear ocupada de Zaporizhzhya podría propagar radiaciones peligrosas por el este de Europa y hasta Alemania, después de haber colocado vehículos y municiones dentro de las salas de turbinas de dos reactores nucleares.

El Kremlin ha acusado a Ucrania de bombardear la central y el Ministerio de Defensa de Moscú ha sugerido que Kiev podría realizar otra «provocación» allí mañana durante la visita de Guterres al país.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Moscú rechazó la propuesta de Guterres de desmilitarizar la zona en torno a la central nuclear, alegando que ello haría la instalación «más vulnerable».

La planta, situada cerca de las líneas del frente en la ciudad central de Enerhodar, ha sido objeto de repetidos ataques en las últimas semanas, y tanto Ucrania como Rusia se han culpado mutuamente de los bombardeos. Las imágenes de un dron filmadas sobre el emplazamiento nuclear de Zaporizhzhya mostraban a Rusia desplazando vehículos de combate blindados y camiones de munición hacia las salas de turbinas del reactor, en un aparente intento de utilizarlas como escudo.

El Times obtuvo previamente un vídeo y el testimonio de un testigo que sugieren que las fuerzas rusas han montado ataques de falsa bandera para cortar la conexión de la planta a la red eléctrica ucraniana y erosionar el apoyo occidental a Kiev.

Igor Kirillov, jefe de las fuerzas rusas de defensa radiactiva, química y biológica, afirmó hoy que los sistemas de apoyo de la planta habían sido dañados como resultado de los bombardeos. En una presentación con diapositivas, añadió que el material radiactivo cubriría Alemania, Polonia y Eslovaquia en caso de que se produjera un accidente en la planta, la mayor de Europa.

Kirillov no facilitó detalles sobre los daños, pero es probable que se refiera a los generadores diésel que bombean refrigerante a los reactores en caso de que se corte el suministro eléctrico de la central.

Moscú ha amenazado con cerrar la central, que suministra un excedente de electricidad a Europa, lo que podría dejar sin energía a millones de personas en los alrededores. Rusia ha desplegado armas pesadas en el lugar.

Aunque los reactores están revestidos de gruesas capas de acero y hormigón, una explosión en el interior de la sala de turbinas por la que se vieron circular vehículos militares rusos podría provocar un incendio que destruyera los sistemas de refrigeración de los reactores, causando una fuga de radiación. Esto llevaría a un desastre nuclear de la magnitud de Fukushima, dijo Petro Kotin, director de Energoatom, la empresa estatal de energía nuclear de Ucrania, a The Times.

Ucrania ha llevado a cabo simulacros de respuesta a emergencias nucleares en la región de Zaporizhzhya, en previsión del peor escenario posible.

Unos 500 soldados rusos de la guardia personal del Presidente Putin, Rosgvardia, están estacionados en la planta, con unos 20 especialistas nucleares del Kremlin. Juntos supervisan el trabajo de varios cientos de empleados ucranianos.

La UE, el G7 y 42 países han pedido a Rusia que retire inmediatamente sus tropas del territorio.

Guterres ya ha advertido de los riesgos «suicidas» de atacar una central nuclear, ante el temor de que las consecuencias sean peores que el desastre nuclear de Chernóbil de 1986.

Zelensky dijo que diplomáticos ucranianos, científicos y el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) estaban trabajando en el envío de una misión del OIEA a la central.

«Solo la transparencia absoluta y una situación controlada en la central (nuclear de Zaporizhzhya) y sus alrededores pueden garantizar la vuelta gradual a la seguridad nuclear normal para el Estado ucraniano, para la comunidad internacional y para el OIEA», añadió.

Aunque su ofensiva en la región de Donbás se ha estancado y Ucrania está preparando un contraataque en el sur, que incluye ataques explosivos contra bases en Crimea, las fuerzas rusas continúan contra las ciudades ucranianas. Al menos cinco personas han muerto hoy en la región nororiental de Kharkiv.

«Kharkiv. 175 días de horror. Terror diario, ataques con misiles contra zonas residenciales y civiles», escribió en las redes sociales Mykhaylo Podolyak, un alto asesor presidencial.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.